Entorno

En el Alta Ribagorça se pueden realizar múltiples actividades turísticas. En el ámbito cultural, en el Valle de Boí hay una ermita y ocho iglesias románicas construidas durante los siglos XI y XII, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, además de un Centro de Interpretación del Románico en Erill la Vall. Después de hacer un recorrido por el románico del valle y contemplar las maravillosas vistas de la montaña, para los que les guste la naturaleza también pueden hacer excursiones al Parc Nacional d’Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, uno de los 14 Parques Nacionales del estado español y el único en Cataluña. También se puede recorrer el Camino del Agua que va desde El Pont de Suert hasta Caldes de Boí, pasando por Els Salencars de Llesp y Barruera.

Durante el verano se celebran las fiestas mayores de los pueblos de la zona, donde en la mayoría de ellos hacen la Baixada de Falles, una noche espectacular, declarado Patrimonio Immaterial de la Humanidad por la UNESCO. Para practicar deportes náuticos, el pantano de Escales ofrece todo tipo de actividades para disfrutar de los días de verano. También se pueden realizar otros deportes de aventura como rafting, barranquismo, escalada, hípica, etc. En la época de invierno, el Alta Ribagorça proporciona las pistas de esquí de Boí-Taüll, a sólo 25 KM de Llesp. Si se busca un plan más relajado, en la comarca se encuentra el Balneario de Caldas de Boí, que ofrece servicios termales con propiedades curativas y relajantes. Todas estas actividades se realizan dentro de un marco lleno de paisajes espectaculares.

geo
criticas